Un poema de Rafael Courtoisie

Arte de Nicholas Roerich

Arte de Nicholas Roerich

Vuelo Bajo

 

Yo quiero tocar los ojos, el mundo

oscurecido. Las podridas

líneas

de la vida.

 

¿Es tibia la pelambre de un vidrio?

¿No tienen boca?

 

Cada uno lleva su relámpago apagado

la piedra de no estar, a cuestas.

 

Pero no voy a hablar más de los muertos

hablaré de las propiedades del hierro:

le sobra la entereza y sueña oscuro.

Es un metal de tierra

parco

 

no se escucha

su voz más que en lo duro

permanece

en la memoria de las cosas

en la boca del aire

el sabor de su vino endurecido.

 

Pero el ácido lo muerde, el agua

acaba por dejarle mataduras,

minuciosas

heridas incipientes.

 

Así muda en vinagre polvoriento, en sal, en

nada de su óxido de otoño. Llueve

en la luna del hierro y esa lluvia

sólo la escuchan los muertos.

 

Lo que toca la poesía, resucita.

 

Rafael Courtoisie

(Poema tomado del libro, “Casa de cosas”)

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Un poema de Rafael Courtoisie

  1. Montse Ordoñez says:

    “Lo que toca la poesía, resucita…” Qué verso tan hermoso y certero!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s