Un poema inédito de Magali Alabau

El impresionante
color de la especie,
negro añil brillante
se funde con la noche.
Ojos
peligrosos,
frecuencias diferentes
que solo se encuentran
en la búsqueda constante de alimentos,
en esa ansiedad de crecer en la grasa
presentándose exigentes
con sutil amenaza.
Volverán en marzo o en abril,
Duermen ya entre las hojas
No comen, no orinan.
Solo duermen el ramadán de meses.
Dejan marcas en las piedras y en la tierra,
símbolos de su insistencia.
Misterios que nos traen
y que hay que dejar ir.
Quedan los cartuchos en que les di comida,
bolsitas ripiadas por dientes voraces,
latas vacías de miel y maní.
Ahora el espacio y las semillas
pertenecen a un ejército de pájaros.
Picotean el desperdicio que han dejado los osos.
Los azulejos disfrazan a los cuervos,
aparecen temprano en un aeropuerto
de revuelos y plumas.

 
Magali Alabau

 

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s