Un poema de Nelson Simón

Hacia la conformidad

 

Solo quedan para nosotros caminos secundarios,

la sombra, el no ser,

el bulto tirado en cualquier parte.

 

Solo merecemos, a la hora del desahogo y del grito carnal,

esos senderos trazados por hormigas,

por anónimos agrimensores,

donde el ojo civil nunca penetra

y el asco y la aventura

perduran hasta la madrugada

y el nervio tensa al fondo

como un cable submarino.

 

Solo quedan para nosotros las peligrosas autopistas,

los trillos que parten desde ella,

que no alimentan y pactan secretamente con la sangre

y cualquier día ya no están.

 

Confórmate. La conformidad es suave

y dulce como esos pasteles

que no paga la moneda nacional.

 

Confórmate. Lo único perdurable

pudiera ser nuestra palabra

pero no nos oyen.

 

Nelson Simón

(Poema tomado del libro, “las viles maniobras”)

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s