Un poema de Marina Tsvetaeva

Obra de Gina Torres

Obra de Gina Torres

Nostalgia de la patria: ¡qué fastidio!..

Después de largo tiempo delatado.

Ya me es indiferente

dónde sentirme sola.
Caminar sobre piedras,

a casa con la cesta.

La casa que no es mía:

hospital o caserna.

Me da igual quién me mire

como a un león cautivo.

Cuál es el clan humano

que me ha expulsado -siempre-.
Muy dentro de mí misma,

oso polar sin hielo.

Dónde no poder convivir (¡ni lo intento).

Dónde me humillarán -da lo mismo-.
No, mi lengua natal ya no me engaña,

ni materna, me engaña su llamada.

Ya me es indiferente en qué lenguaje

no seré comprendida por el hombre.

(Lector, devorador de toneladas

de periódicos, adicto al cotilleo…)

El es del siglo veinte;

yo: ¡fuera de los siglos!

Enhiesta como un tronco,

resto de la alameda.

Todo y todos iguales;

igual indiferencia.
Lo natal, lo pasado,

rasgos todos y marcas:

toda fecha borrada-

donde ha nacido el alma.

Mi tierra me ha perdido,

y el que investigue, astuto,

el ámbito de mi alma -¡mi alma toda!

no encontrará la traza.

Las casas son ajenas y los templos vacíos.

Me da todo lo mismo.

Más si aparece un árbol

en el camino, un serbal…

 

Marina Tsvetaeva

Tomado de A Media Voz. Versión de Severo Sarduy

 

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s