Poemas de Francisco Trejo

Foto de Francisco Trejo

Exordio

Todo amor se recuerda con canciones

y se fragmenta en ritmos, pequeñas partículas

que nos habitan el páncreas,

el corazón y el resto de las vísceras.

 

Las canciones suenan desde siempre,

como el  viento al chocar en la cobija del campo

y el húmedo golpe que une a los amantes.

 

Juzgue el lector, Flora, el amor nuestro,

este drama jocoso,

esta ópera de humanos aguijones.

 

Oración por el amor de Flora

Señor, tu que tomaste a la mujer de otro

e hiciste posible el perdón de los pecados,

concédeme asir a la mujer ajena

—dame el título del más grande pecador

antes de que puedas perdonarme—.

Oh, Señor, si me dejas amarla

que no sea en la forma del Espíritu Santo

—las aves son breves—;

mejor en la forma de un perro

para montarla por doquier

y ladrarle al oído

mis poemas indecentes.

 

Juegos funerarios

Al principio, cuando nada sabía de ella,

le escribí una oda y dos canciones.

Cuando supe que era casada

escribí su epitafio.

 

La sagrada escritura

El único libro sin final

es la biblia de los pecadores;

se titula El cuerpo de Flora

y hace sucumbir a los imberbes

que, siendo analfabetos,

intentan abrirlo.

 

Los tiempos del ardedumbre

El tábano encontró refugio en los hoteles

donde la flor de carne brinda su narcótico polen

al que en tiempos de ardedumbre

apura siempre

su aguijón enfebrecido.

 

También algunos hombres mueren de parto

Los poemas de este libro son un parto,

un estarse debatiendo entre la vida y la muerte.

Y yo corro el riesgo, León,

de que lo lean muchos amantes y lo aplaudan,

o de que llegue pronto

a tu escasa biblioteca.

 

Analogía

Flora afirma que León,

para el sexo,

es mas breve y cómico

que mis epigramas.

 

La planta carnívora

Flora plantó a Francisco

bajo la lluvia terrible de junio.

Y este hombre plantado

desarrolló espinas

raíz de odio

y savia venenosa.

 

Canto final: la tragedia

Yo soy el tábano que hace tiempo

picó a la mujer del felino

y le dejó hinchado el abdomen

durante nueve meses.

 

Epílogo

De todas las tragedias posibles,

el tábano eligió la más hermosa:

morir después

de concluir su canto en el vientre de las flores.

 

Selección de poemas del libro, ¨El tábano canta en los hoteles¨, publicado por Ediciones Monte Carmelo/CONACULTA/Gobierno del Estado de Guerrero, 2015.

Francisco Trejo (Ciudad de México, 1987) estudió la Especialización en Literatura Mexicana del Siglo XX en la UAM Azcapotzalco. Ha publicado en diversas revistas nacionales e internacionales. Entre otros reconocimientos, recibió el Premio Nacional de Novela y Poesía Ignacio Manuel Altamirano 2012. Sus libros publicados son: Rosaleda (Rojo Siena Editorial, 2012), La cobija de Ares (Praxis, 2013) y El tábano canta en los hoteles (Ediciones Monte Carmelo/CONACULTA/Gobierno del Estado de Guerrero, 2015). Una muestra de su obra está incluida en la Antología general de la poesía mexicana. Poesía del México actual. De la segunda mitad del siglo XX a nuestros días. Formó parte de la generación Jóvenes Creadores del FONCA 2014-2015.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s