Texto de presentación: “Tres metros cuadrados de purgatorio” (Hypermedia) de María Elena Hernández Caballero, por Susana Della Latta

 

3 M2 DE PURGATORIO de María Elena Hernández Caballero, por Susana Della Latta 

Definitivamente un libro de relatos que no proporcionará al lector eventos fáciles de acomodar en los canales del consciente. No serán los terrenos conocidos o reconocidos, tangibles y habitados por individuos ingenuos de dónde agarrarse para no caer o ser fumigados. No.

Tampoco los dejará con la semejanza de estáticas fantasías que desde el primer renglón representen una amenaza – propiedad exclusiva del autor. No.

Este Purgatorio arde. Y este hipotético, sin suelo y sin bandera, deliberadamente situado en cualquier parte, expuesto desde el núcleo, hablado sin tabúes con la maestría del diálogo busca al lector atrevido de todos los tiempos. A él llega sin rodeos y a todos los demás les corre el velo que no les deja ver la verdadera historia dentro del cuento.

María Elena Hernández:

Su data cuenta que nació en La Havana durante los años del Flower Power californiano. Que gana el premio David a los 22 años poco después de la muerte de Cortazar y Borges. (Nada es casual en la intrincada maraña de las almas). Que, a sus 27 parte para Chile, al frío de la Cordillera, al cruel y demandante cono Sur donde las letras rompen los alineamientos y se vuelven ácidas en la voz de Enrique Lihn o eternas como el desierto de Atacama de Zurita.

Esta escritora se aventura en suelos sudamericanos publicando inmediatamente en Chile y Argentina y su voz cosmopolita que aún no situará al lector en tiempo ni en espacio puede escucharse en estos mismos cuentos.

Hasta que las guayabas esparcidas en el patio de su casa y luego vendidas –nunca regaladas por su madre – (del relato Tres Marías), pueden dirigir la mirada geográfica del lector a Cuba. Y nunca Cuba hasta el final, en que una sola cucaracha lo llevará hasta los dilemas filosóficos de Clarice Lispector.

Y es porque María Elena escucha el pensamiento del otro, de los otros, del suyo, del mío antes de conocerme. Porque ha visto y oído el poder de una gitana ibérica (del relato: Lectura de Manos) y advierte que no puedes escapar a tu destino. Ella lo comprueba para que el miedo no azote, y se los brinda servido y digerido.

Enciende fósforos al viento como ruleta rusa y sabe que cuando se acaben los intentos por las buenas pudiera abrir un hoyo y mandar a viajar a su madre de Cuba a China también. ¿Fantasía? No. Realidad.

La maestría con que desarrolla sus historias es evidente desde el comienzo atractivo y seco con que las presenta. Salvando las distancias me lleva al párrafo en El Extranjero de Camus: “Hoy ha muerto mamá, o quizás ayer, no sé… telegrama: Madre fallecida. Entierro”

El impacto en las letras de María Elena se siente también crudo y sin dudar: (del relato: Fósforos encendidos) “Abro la puerta. La mujer está sentada. Tiene los pechos, los pies desnudos. Los pezones erectos giran. Me apuntan” … y prosigue más adelante explicando en diálogos lo que enunciado provocaría taquicardia. Porque es verdad y a la vez es teatral, efímero y permanente a la vez.

La autora le presenta al lector historias sin anécdotas. Sus observaciones en lo cotidiano ponen al descubierto la belleza de lo auténtico que a veces se presenta como pies enguantados o rostro de caballo. No importa. El cerebro debe estar abierto para las drásticas autopsias de la autora describiendo estos seres vivientes en acción.

En las clásicas lecturas de mi infancia argentina leíamos las llamadas fábulas de Horacio Quiroga. Eran fascinantes y descabelladas. Movilizantes hasta el insomnio. Fui a sentarme una vez en su barranco de Iguazú donde la selva misionera junta al jacaré con la tierra roja.

Fui a sentarme años más tarde frente a uno de los lagos del Central Park donde Salinger se preguntaba…” donde van los patos en el invierno” … Yo buscaba sentir en el suelo mismo lo que aquellos dos grandes experimentaron.

Pero a María Elena Hernández no le importan las pruebas in situ. Navegar entre lo mundano y lo sublime; lo secreto y lo obvio es parte de su innata originalidad.

Para escapar de los libros que son como un estómago vacío provocando nauseas, aparecen otros como 3 M2 de Purgatorio.

Indispensable lectura que nos provee esta valiosa escritora en su indiscutible camino a trascender.

Saravá

 

Para adquirir un ejemplar, pinchar en el enlace:

https://www.amazon.com/Tres-metros-cuadrados-purgatorio-Spanish/dp/1948517140

 

María Elena Hernández Caballero nace en La Habana, Cuba, en 1967. Ha publicado los poemarios: El oscuro navegante (Ed Matanzas, Cuba), Donde se dice que el mundo es una esfera que dios hace bailar sobre un pingüino ebrio (Premio David de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, 1989), Elogio de la sal (Ed cuarto Propio, Chile, 1996), Electroshock-palabras (Ed La Bohemia, Argentina, 2001), La rama se parte (Ed Torremozas, Madrid, 2013) y Yo iba tranquila dentro de una bala (Ed Verbum, Madrid, 2016), La noche del erizo (Editorial Casa Vacia, 2018); además de la novela Libro de la derrota (Azud Ediciones, Argentina, 2010; Hypermedia 2015). Poemas suyos aparecen incluidos en antologías sobre poesía cubana actual, como son: Retrato de grupo (Letras Cubanas); Un grupo avanza silencioso (UNAM, México); Otra Cuba Secreta (Ed Verbum, Madrid), 80 años de poesía cubana (por Margaret Randall, Duke University Press 2017), entre otras. Además, colabora con diarios y revistas literarias latinoamericanas, españolas y de Estados Unidos. Reside en Miami desde octubre del 2016.

 

Susana Della Latta, Buenos Aires, 1955. Pintora, muralista y diseñadora textil. Radica en USA desde 1985. Participa en talleres literarios de Argentina y Estados Unidos. Publica “Ojo de Pez” (Editorial Silueta – 2010) Sus cuentos y poemas fueron presentados en revistas (Nagari) y páginas virtuales. Con 2 libros inéditos: “Sin Alquimia, poemas”, (2006-2007) y “Paladino y otros cuentos” (2012).

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.